5 oct. 2016

Eremita del Cielo - 29.9.16 - Henry J. White


He vuelto a naufragar
allí en lo alto
entre las nubes y el cielo
entre tus ojos y el miedo.
He cambiado tu misterio
por una sonrisa
y el eterno silencio.
Arrancare esa coraza
que orgullosa y temerosa
de la vida y los sentimientos
llevas en el pecho amarrada.
He reescrito mi curiosidad
por un par de cervezas,
y tu inocente sinceridad.
Me he dejado seducir,
caminado sin tu amparo
y de tus suaves labios
me convertí en avaro.
Entrelazare un par de versos
entre tus sueños, tus pensamientos
y el efímero fluir de tus besos.
Así, eremita, descansare
mientras acaricio tu mirada
en el próximo tormento,
mi alma quedara a ti encarcelada.

Fotografía por: Penelope Hedges

2 ago. 2016

Antes dudaba, ahora no se - 5.7.15 - Henry J. White

try
Tu querías una poesía,
cincelada con amor y caricia,
yo te propuse un sueño
en el lago del retiro, en su orilla.
Yo quería esa piruleta,
dulce y rebelde, como tu alma,
mas misteriosa que inquieta.
Una sonrisa es lo que obtuve
que hizo cambiar mi meta.
Ya no quiero piruleta, -dije-
mientras en un puño, tu corazón sostuve.
Volverme loco juntando
minutos y segundos.
mandar a paseo al sueño
quedarme contigo hablando.
Desvencijar del reloj sus manillas,
para no darme cuenta
que la noche se convirtió en día,
y tu misterio se hizo en mi, semilla.
Temer al destino fiero.
y a mi instinto guerrero,
saber de antemano,
que me harás mas daño, del que quiero.
Siempre he querido, ver el puzzle,
sin tener todas las piezas.
Y con ello solo ocurre,
que conviertes la nobleza en tristeza.
Y querer seguir caminando,
a pesar de la certeza
de que tu locura y belleza
me seguirán descolocando.
No habrá noche sin día,
ni versos sin rima,
ni espacio en tu cuerpo
que no besaría.
Con mis labios,
salidos de un tintero.
Y de tus sueños sabios
resurgiré puro y lisonjero

No Terminada.

Seremos (III) - 29.7.16 - Henry J. White



[…]
Pero sigo caminando,
por que algo dentro de ti,
me esta llamando, y soy
Incapaz de reconocerlo.
Tiento a mi propio destino,
Quiero demostrar que me engañó
mi propio instinto;
Que podríamos ser mas
que lo anteriormente predicho.
Siempre fuí curioso,
tu, puro misterio.
Quiero y pretendo colarme
entre cada uno de tus pensamientos.
Dar rienda suelta a mi curiosidad
Convertir en real, el sueño;
sentir el fluir de tu sensualidad
siendo la combustión de tu misterio.
Seducir a tu alma, desde el mismísimo
interior de tu cuerpo;
enamorarte de las palabras,
que salen de este antiguo tintero.
Ser el creador de tus sueños,
el suspiro que recorre tu pelo,
La caricia pincelada en tus besos,
la piel de gallina al susurrar en tu cuello.
El roce sobre tu espalda,
y las mariposas de tu ensueño;
la intensa mirada
en cada uno de tus recuerdos.
Quiero ser, y seré.
Lo primero que veas al despertar,
el efímero susurro
que se esconde entre tus sabanas.
El primer aroma en la mañana,
impregnado sobre tu almohada.
Quiero ser, y seremos, simplemente
‘Amor’ esculpido en cerámica.
Y sí,
entonces seremos,
lo que no pudimos ser.
[…]

Graffiti “Amor en la Ciudad”, Nueva York, Autor Kobra. (Basado en la Fotografía de Alfred Eisenstaedt)

No Serémos (II) - 28.7.16 - Henry J. White



[…]
Supe lo que seríamos
Y lo que no podríamos ser.
Supe lo que podríamos ser,
Y lo que no seriamos.
Tu, en una dirección,
Y yo, como siempre,
desdibujando el tiempo,
luchando contra el viento,
para marchar contracorriente.
Siguen pasando los días,
las noches, los veranos…
Siguen pasando los holas,
los misterios, los abrazos…
Y aun sigo mirando abajo,
deshaciendo el camino andado,
para reencontrarme
agarrándote la mano.
Sin dejar que te pierdas
en ese oscuro camino.
Sin dejar que caigas,
en aquel oscuro tormento.
Sigue existiendo ese miedo,
miedo que rechazo, y
rechazo por que es miedo,
Y siento que con el desfallezco.
[…]

Picture  by Federico Bebber

¿Quien Soy? (I) - 28.7.16 - Henry J. White



Miré tanto al abismo,
que me convertí en parte de ello.
Mantuve la cordura
en un sentimiento,
Y esté izó mi brazo
para alcanzar el firmamento.
Y en ese preciso momento,
al echar la vista abajo,
todo lo que había escalado,
supe que sería mas fuerte
que cualquier tormento.
Fue entonces cuando te conocí
Yo, a medio camino e salir,
Tu, decidiendo si descendiendo
Ocultarías el rímel y el carmín
de una noche mas,
una noche mas rodeada de gente,
pero sin nadie,
sin nadie a quien realmente sentir.
Allí supe todo lo que debía saber
todo lo que debía saber de nosotros,
quienes fuimos, quienes somos,
quienes seríamos y que no seríamos.
Allí predije, si debía escoger,
un camino u otro junto a ti.
[…]

Ilustración de Gustave Doré ( Dante’s Inferno – Abyss )

Única Estrella - 27.7.16 - Henry J. White



En mi cielo hay una Única estrella,
centellea día y noche,
brilla y vuelve a brillar,
me recuerda que ella es muy especial.
Un sueño incumplido
que un día he de alcanzar,
una vida de ensueño
sin alma ni dueño.
Una espera del perfecto momento,
o un suspiro del viento
que en el olvido
por siempre caería.
Una Única estrella,
fugaz y tierna,
que en cada latido destella
y me hace complacerla.
Una Única estrella
que mantiene viva mi estela,
En la noche solo brilla ella,
y en el día, eclipsa al Sol,
para ser mi Única guía.
Pues ella es,
en lo mas profundo de mi ser,
esa luz que enciende mi mirada,
el suspiro de mi sonrisa,
y por supuesto dueña de mis palabras.
Una Única estrella
que sin miedo alguno,
convenció a mi alma.

Huella - 2.5.16 - Henry J. White



He llorado tierra y agua,
y también sangre y lodo.
He vivido tu sonrisa,
en tus translucidos ojos.
He amado sin esperanza,
y he querido el olvido, mio.
He salpicado escritos,
y recuerdos he comido,
He deseado tus besos,
y en el abismo me he perdido.
He soñado tus caricias,
y en el océano me he desvivido.
He escuchado tu silencio,
y en el silencio, me he escondido.
Por ti he escrito, y aun me siento cohibido.
Por ti he reído, y ahora soy un proscrito.
Por ti he consentido, y en tu sueño te visito.
Por ti fui al infinito, y allí me quede malherido.
Pues nos separa la vida,
la edad, la experiencia,
y una efímera despedida.
Pues nos hicieron con la misma huella
tu eras una estrella sin luz,
y yo la luz, que no tenía estrella.
Cuando estas mas lejos,
mas cerca te siento,
mas quiero de tus labios,
que sean mis propios festejos.
Pequeña mía, duérmete tranquila,
que hoy has sido bendecida,
con mi eterna guardia divina,
y en cada despertar,
mi guiño y mi sonrisa,
Te cuidara y te abrazara.

Guardia Divina - 17.3.16 - Henry J. White



No quería ser el último, ni tan siquiera ser el primero.
Solo quería ser el único, y lo único que encontrare contigo,
no es, ni sera mi futuro.

 He soñado, y he creado,
un mundo idílico.
He creído y me he mentido,
creyendo que contigo sería único.

He llorado y he reído,
sabiendo que disfrutas con lo leído.
También he pensado, y me he herido,
creyendo que lo has vivido.

Siempre supe, que no eras mi destino,
y aun así me he convertido,
en tu mayor guardián divino.

Velo por las noches,
en cada uno de tus sueños,
Guardo por el día,
cada uno de tus destellos.

Desde tus miradas, las mas inocentes y sencillas,
hasta esa enorme sonrisa, tan pulcra y delicada,
como lo son las siete maravillas.

 He tenido un sueño,  tu eras la luna, y yo el día.
Y el tiempo a nuestro alrededor, se detenía.
Y a mi lado veloz, pasaba tu alma junto a la mía.

Agárrala, te decía.
Pues tan rota como estaba
está se desvanecía.

Y así el sueño se hizo pesadilla,
y me convertí en tu eterna compañía,
Un ser alado, que juro ser
tu propia Guardia Divina.

 Imagen: Por Mess(Deviantart)

16 feb. 2016

Te escucho - 15.2.16 - Henry J. White


Dos minutos y el tintero repleto,
Ya se fue San Valentin,
Y aun así, sigo estando contento.
Pues estos versos,
Surgieron del puro ingenio
De la musa que aun
No me hizo dueño.
Y dejo que sean tus labios,
Los que esta noche
Me lleven al mas dulce sueño.
Tu, entre confusos sentimientos,
yo, debatiéndome entre pensamientos.
San Valentín, se ha ido.
¿Y que? Si ya tengo musa,
Que mis versos, lee y escucha.
Y en esta noche oscura,
Tus labios se convierten en cura,
Que deslizan mis palabras,
Sobre tu suave comisura.
Y hoy, yo soy quien escucha,
Versos de un nuevo tintero
Que Recorren tu cuerpo entero,
Y en mi oído, un beso me susurra.

Fotografía: ConchaRdelaCalle, Estatua “Las Musas de Becquer” en el Parque Maria Luisa, de la ciudad hispalense, Sevilla.

4141 - 14.2.16 - Henry J. White


Donde yacen los viejos recuerdos,
Y el eterno misterio de esa noche,
Negra y roja en lo alto del firmamento.
Donde se esconden los truhanes,
Y el viento castiga sin hierro,
Allí a lo lejos, fiero y etéreo.
Se desvanecen viejos sueños,
Mas de cuatro mil ‘te quiero’ sin dueño.
Y graznan sus guardianes, los cuervos.
Triste, mira al cielo, perdido y bohemio
De un San Valentín, sin recuerdo.
De un tiempo ajeno, un castigo perpetuo.
Siente el mundo en oscuros versos,
En miedo y ausentes besos,
de aquel lejano febrero.
Y maldice aquellos recuerdos,
Una mujer y un sueño.
Un poeta sin su tintero.
Un octubre negro,
Un antiguo recuerdo,
Marchito en el tiempo.

Hay veces que pienso en ti - 4.2.16 - Henry J. White


Hay veces que no puedo dormir,
y comienzo a pensar en ti,
y dibujo versos en mi mente,
versos que no escribo,
y en la noche se desvanecen.
Hay veces que pienso en ti,
recuerdo por que decidí no acercarme a ti.
Y en la oscuridad de la noche,
el viento me susurra que te perdí.
Apareces entre sueños,
vestida de rojo satén
en mis versos mas oscuros,
y en los seductores también.
Hay veces que pienso en ti,
y me pregunto, si no
me equivoque contigo también.
Y dejo que mis labios recorran tu piel,
y callado intento dormir,
mientras susurras a mi oído
que no hay mañana sin fin.
Y entonces vuelvo a pensar en ti.
Y sueño con esos ojitos tuyos,
que me buscan en la noche gris.
Y llenos de curiosidad me preguntan,
si algún día iré a por ti.
Solo entonces hay veces,
que eres tu, la que piensa en mi.
Y caigo rendido y duermo
en el mas dulce cautiverio.
de esa dulce sonrisa, y esos labios carmesí,
que funden en tu cuerpo, junto al ultimo verso
el mayor misterio que jamas conocí.

De repente tu – 7.12.15 – Henry J. White



De repente tu,
no se si llegaste
para quedarte
o para recordarme.
Aprendí de tu sonrisa,
a ser mas fuerte cada día.
De tu mirada
a perseverar en cada palabra.
De tus ideas,
a luchar desde mis versos.
Pero sin duda, de lo que mas aprendí,
fue de tu innato misterio.
De esos ojitos buenos
que viven cada sueño,
de esa sonrisa risueña,
que de tus labios se diseña.
De repente tu,
volviste para destapar
mi antiguo tintero.
Pues aun quedan palabras con las que dibujar tu alma,
sonrisas para pintar sobre tu cuerpo,
y miles de besos, rojos como el fuego, para desvelar tu sueño.
Y sentirme un par de segundos de tu corazón dueño.
Y de repente tu,
diste forma a todo tu misterio,
una de tantas cosas que te volvió
eternamente curiosa.

13 jul. 2015

Until dawn - 7.7.15 - Henry J. White

until-dawn-screenshot-05-ps4-us-07aug14

Déjame susurrarte al oído,
cuanto tiempo hemos perdido.
Yo curioso, y tu misterio.
Déjame llevarte al olvido.
Donde cada sueño es vivido.
Tu reina, yo eterno plebeyo.
Déjame que la caricia recorra tu cuello
y que esta se convierta en el sello.
Tu el agua, yo siempre fuego.
Déjame ser el carmín de tu labio,
y ser de tu misterio, sabio.
Yo la calma, tu mi alma.
Déjame sentir,
aquello que tus ojos negros quieren decir.
Yo quien sueña, tu quien se convirtió en ….
Así pues déjame que escriba sobre tu piel,
versos repletos de miel,
Por que yo seré la noche,
pero tu siempre seras para mi, el amanecer.
Y seguiré soñando hasta el amanecer.

22 jun. 2015

Paciencia - 21.6.15 - Henry J. White


No quiero hacer una poesía
vana y sin sentido.
Sino aquella que me lleve
de mis versos a tu oído.

Que mis letras
se conviertan en suspiro,
y en tus sueños se libre
nuestro idilio.

Que fiscal sea testigo,
la serie una escena de un libro,
y que tu seas,
de mi, el destino.

Puedo escribir versos de dolor, miedo y tormento.
También de risas, de sueños y enamoramientos.
Pero eso, no es lo que ahora quiero.

Pues la belleza de tu misterio,
requiere de un tintero genio.
Y por ende mayor tiempo,
para escribirlo con gran ingenio.

No desesperes, dulce Cake,
pues toda gran obra,
necesita de un gran esfuerzo.

Y para ello yo requiero
de mis mejores versos
y tus mas profundos sueños.

Una sonrisa y dos mil besos.
Sellan este acuerdo.
Para que seas musa
de mi eterno tintero.

Deja que la noche sea oscura,
que mis palabras se entrelacen
para confeccionar tu mayor cura.

Amor eterno, heredero de tu cuello,
de tu labios en verano y en invierno

Deja que la noche siga oscura,
hasta que amanezca y entonces
solo, simplemente, todo ocurra.

3 may. 2015

Nuestra Vigilia - 2.5.2015 - Henry J. White

imasges
Besarte como nadie lo ha hecho,
abrazarte como si se fuera la vida con ello.
Cuidarte mas allá de los sueños.
O amarte como nunca de un príncipe soñaste.
Hablar de las noches que se escaparon corriendo,
de los días frugales que se escabulleron en mis dedos.
De los sueños inconclusos que deje en mi tintero.
De tus labios de fuego y tus ojos de misterio.
Reír contigo por Madrid, en cada recoveco.
Llorar recordando los malos momentos.
Tumbarnos sobre el césped recién cortado,
o incluso regañando por ver quien es de la razón dueño.
De Skypes nocturnos hasta el amanecer y Whatsapps interminables.
De retiros primaverales y veranos inolvidables.
De versos escritos y amores inimaginables.
de sueños conjuntos que son conquistables.
De ser quien coloreo mi tintero, quien desdibujo mi tormento
de ser el único que en tus ojos siente miedo y misterio.
De ser los sueños que inundan mis pensamientos.
De ser quien ve, puro amor bajo tu cuerpo.
De ser el tiempo equivocado de tus besos.
De sentirme vivo y solo, al tiempo que temo
haber perdido toda mi objetividad, entrelazado a tu pelo.
Sentirme cohibido por querer de tus manos el fruto prohibido.
Escribir sobre tu piel, mientras susurro a tu cuello.
Y sentir a lo lejos, cabalgando con premura,
mi descascarillada y endeble armadura.
Batiéndose a duelo,
con tu inocencia y fresca dulzura.
De ser quien soy, viento y fuego
encariñado de quien podría sin esfuerzo,
exiliar de por vida a mi alma de su tenue y duro armazón.
Apagando con una caricia la ultima llama encendida de mi corazón.
Esta noche solo escribiré algo triste y algo bonito.
Algo complejo pero sencillo.
Partes de mi día a día, de noches perdidas, de noches queridas.
Y sueños que son solo eso. Simples sueños.
Esperando ser pesadillas o convertirse en ciertos.
Solo poesía.
Un único misterio entre lineas,
de mi eterna poesía, conciliada en esta vigilia.

Cautiverio - 27.4.2015 - Henry J. White

36ec1253cecea0a06d5b6f532a496f3d
Escondido tras las letras,
puertas y ventanas entreabiertas.
Espero cada uno de tus susurros
y agonizo al no escuchar ninguno.
Se me enredan estos versos,
entre esos, tus ojos fieros.
Rendido con la rodilla
me convierto en redondilla.
Aferrado a tu misterio.
En cada linea de este cuento,
siento que no siento,
tu corazón eterno en cautiverio.
Desmiento a la lógica
y rótulo leyes al sentido.
Desasosiego al silencio
y marchito al ruido.
Moro por tu pensamiento
voy y vengo por cada recoveco
y herido me obceco,
por este indomable sentimiento.

20 abr. 2015

Vengo de la noche - 20.4.15 - Henry J. White

Vengo de la noche
Cautivado por tu sueño
Hijo del viento y del fuego
donde tus besos no tienen dueño
Siento tus sonrisas
Como puro alimento
dejo que tu mirad
hechice nuestro momento.
Y siento, siento
Que desvanezco
acariciando tu lacio pelo.
Y muero, muero
Por sentir tus abrazos
Bendición de mi tormento.
Desdibujo las estrellas
Del esbelto firmamento
Y las hilo todas juntas,
En un verso de puro sentimiento.
Vengo de la noche,
Para quedarme en tu recuerdo.
Vivo en tu sueño,
Para se d tu corazón único dueño.
Y sueño, sueño
Que no puedo irme a dormir
Sin tus eternos abrazos de ensueño.
Y recuerdo, recuerdo
Cada abrazo , cada sueño
Cada pizca de tu misterio.

Fotografía/Photography by: Lincoln Harrison

19 abr. 2015

Solo son celos - 21.3.15 - Henry J. White



Estoy celoso del viento, de la noche, de tus ojos.
De las medias verdades, y las palabras sin pensar.
Estoy celoso de los versos, de tus dedos, de tus besos.
 De los adioses escondidos, y los te quieros dichos.

 Celoso del silencio, del murmullo
celoso de tus sonrisas, de mis abrazos.
Estoy celoso, celoso de ti,
celoso de que hayas olvidado ya todo.

 En fin, solo son celos,
celos de la noche, del viento
de mis versos, de otros…
…[besos]

15 abr. 2015

El Sello Mudo - 15.4.15 - Henry J. White

zzzzzz
Loco me acuesto,
dejo que la razón
sucumba ante esto,
y amanezca corazón.

Loco despierto y siento
tus pensamientos sobre mi cuerpo
caricias del calido viento
que hasta revivo de entre los muertos.

Pendo de cada hilo
de tus tenues sueños,
de tu corazon sin dueño, 
de cada verso que perfilo. 

Siento divagar entre recuerdos, 
de un amor prohibido, 
de ese misterio escondido, 
de besos, abrazos y también muerdos. 

Deambulo por tus hombros desnudos, 
me detengo en tu suave cuello,
y convierto un suspiro mudo,
en dos palabras que en ti sello. 

15 mar. 2015

Lovely Girl - 15.3.15 - Henry J. White


Descubrí un universo
nuevo sobre ti.
Un universo de sonrisas,
de cariños, de abrazos.
Descubrí a ser feliz,
a volver a reír a sentirme bien.
Descubrí a mi lovely girl,
Y por siempre mi little’sis.
Descubrí en mis versos
Que sentía mas de lo que creía.
Descubrí que te hecho de menos,
Que en la noche susurro tus besos.
Besos de limón, y de fresa.
Descubrí las cosquillas de menta
Y los abrazos de chocolate
Y me fundí en tu cuerpo de brownie.
Me descubrí en ti,
Mi eterna lovely girl.
Te descubrí en mi,
Mi dulce little’sis.

What about now? - 15.3.15 - Henry J. White


Recuerdo cada sonrisa con ella,
cada abrazo, y cada beso,
recuerdo su sonrisa, y su pelo ondulado,
sus cosquillas y sus enfados.

La recuerdo a ella,
y todo lo que había detrás.

La recuerdo como si estuviese aquí, mirándome,
tan solo, si mi miedo a quedarme solo,
no me subuyugase a ser menos feliz,
tal vez solo, si supiese luchar por lo que fui,
si supiese que en realidad no te perdí.

Tal vez solo así, entendería,
por que se marcho de aquí.
Tal vez, solo tal vez
si hubiera dado mas de mi,
seguiría junto a ti.

 Y pensé que no me sentiría así,
que seria fuerte sin ti.
¿What about now?.
Ahora solo me queda seguir.

 Levantarme, y seguir cuidándote,
sin miedo alguno,
a perder los besos que deje sobre ti,
los abrazos enredados
mientras estábamos tumbados,
las sonrisas de mis tonterías,
as palabras y los sueños,
que deje que florecieran en mi.

Y levantare de nuevo, ese escudo
que abrí solo para ti.
Pero seguiré cuidándote,
y seguiré aquí.

Y los versos, versos que no escribí,
con ese nuevo tintero, que me regalaste
cada día volverán a mi.

Y haré de cada lagrima,
un recuerdo inolvidable,
de cada minuto
que pase junto a ti.

14 mar. 2015

Yo y Ella, Ella y Yo - 12.3.15 - Henry J. White

De la tierra al cielo
en un beso.
Del cielo a la tierra
en un verso.

Libre como lo es el viento
entre cosquillas sin miedo ronroneo,
y mis suspiros se pierden en tu cuerpo
eternos, como soñarte en cada momento.

Y deje que te colaras entre mis versos
y cambiaste el color de mi tintero
y dejaste una nueva palabra sellada
entre mis ideas, como un beso certero.

Yo y Ella, esperanza.
Ella y Yo, sueño, respeto y amistad,
progreso, cariño y amor.
es todo lo que nos constituyo.

1 nov. 2014

Happy – 31.10.14 – Henry J. White



Labios, son mi nueva adiccion, tus labios,
perfilados, labios rosas, y suaves
que esconden esa sonrisa,
tan embriagadora tu sonrisa,
como hechizantes tus labios.

Humedos y tiernos labios,
que mi interior seducen,
y a mis ojos condenan,
con cadena perpetua
a tus hermosos labios.

¿Y esos ojos?,
¿de donde salieron
esos ojitos tuyos?
que mi alma cautivaron.

No son solo tus ojos
ni tu pelo lacio u ondulado,
o esa dulce voz que me tiene anonadado,
ni siquiera tus labios.

Solo tu…
Hoy mis versos no tienen rima
asi de complejo y sencillo es,
mi tintero, es tu victima.

Hoy soy un poco mas feliz,
por que te he hecho reir,
por que he vuelto a sentir
todo gracias a ti.

29 oct. 2014

Seré - 29.10.14 - Henry J. White




Seré tu guia esta noche y cada dia,
cuando marches a la escuela o al trabajo,
o haya donde tu quieras;
el viento cuidara de cada parte de tu alma.

Seré vendaval o brisa
cargado siempre con besos y sonrisas.
Seré la tormenta en calma
que abriga cada resquicio de tu esperanza.

Sol y luna de cada sueño que nos una.
Seré caricias en cada uno de tus dias.
Misterio cuando mi mirada se centre en tus labios.

Seré el suspiro de tu anhelo
mas perdido.
O los besos que en tu cuello
deje escondidos.

Seré leal entre los versos que te escribo.
Seré del ruido, el unico murmullo,
si con ello consigo ser solo tuyo.

20 oct. 2014

Creacion – 20.10.14 – Henry J. White



Cuando la noche es eterna,
y tus ojos brillan por ella,
cuando se doblega tu sueño
y te encuentras en cada una de sus estrellas.

Es entonces cuando el sol se esconde y sale la luna,
es entonces cuando tu susurro mece la cuna,
de estos versos que desligados
se unen a tu alma pura.

Dejas que regrese el sol, y que tu mirada
se abrace a la longeva pangea,
y por ende a todo ser vivo que vive en ella.

Y surge la creacion.
Desde tus sueños hasta el amor.

Es el fuego y el ligero viento
quienes se forjan en tu pensamiento,
el mar y la tierra
lo que surge de lo mas profundo de tu cuerpo.

Y con una simple caricia das al planeta el sentimiento,
de su mas dulce y emotivo movimiento.

No es la noche ni el dia
lo que sucumbe a tu sonrisa,
si no, estos versos del mismo viento,
esculpidos con mi ultimo aliento.

13 oct. 2014

Estrella - 13.10.14 - Henry J. White

lucy_redo_by_roxychamy-d7nwn82 

Y la luna se descubrió,
brillante y fugaz , en el oscuro cielo.
Una estrella se desplomo de aquel vacío,
y tus ojos se tornaron de fuego frío.

¿Dime princesa, porque tu sonrisa ha huido?
vage por tus labios entre sueños.
¿Dime pequeña, porque tu corazón esta herido?
Se hizo de mi, el hielo eterno dueño.

Sentado en aquel risco, susurre al viento,
y transformo el silencio en sonido,
dibuje con emociones,
cada escondite de tu sentimiento.

¿Dime niña querida, porque te has escondido?
Guardare tu alma de todo dolor,
pero, ¿Dime mi estrella, que es lo que has perdido?
Pues mi escudo y tu misterio nos guiaran unidos.

Dibujo: Lucy Elfen Lied - por Roxychamy

21 sept. 2014

El Masaje – 21.09.14 – Henry J. White



Suspire unas palabras, mientras asentías.
Mis manos se dejan caer por tu cabeza,
mientras se deslizan por tu cuello
provocando una reaccion estatica
sobre tu piel, y asi continuan
estas por tus hombros,
afianzandolos contra la camilla
poco a poco, suave, despacio.

Y zigzaguean por el
omoplato, descendiendo hasta tus caderas,
mis pulgares presionan en forma
circular tu region lumbar, y deslizo mis manos
desde la cadera al cuello, arriba y abajo
despacio, suave, y con firmeza, por tu columna,
parando con delicadeza en el cuello,
y masajeando la base de este con mis pulgares,
de igual manera que en la region lumbar.

Y asi desciendo mas alla de la cadera,
entonces tu cuerpo se inquieta,
se palpa que estas intranquilla,
y me acerco al oido:
-tranquila, solo es un masaje,
no hare nada que no quieras-
susurro con delicadeza.

Tus musculos se desploman, y te embriaga
nueavmente el relax, mis manos se convierten
una vez mas en una extensión de tu cuerpo,
y seducen con tiento el camino de tus muslos,
hasta las rodillas, firmes, pero descansados,
mis dedos recorren serpenteantes tu cálida piel,
suaves por el aceite de coco, que heche sobre ti.

Despacio bordean las rodillas, y el punto de inflexión
de estas, para acariciar con la mayor delicadeza,
pero sabiendose firmes tus gemelos,
subiendo desde el talon hasta arriba
presionando con la yema de los dedos.
Cuando parece que esta terminado,
tu cuerpo enteramente relajado
deja escapar un suspiro de tus labios,
y recorro con ambas manos,
con el índice y el corazón, cada centímetro
de tu cuerpo, de abajo a arriba,
hasta detenerme en tus hombros.

Entonces caen, símiles e idénticos
por el camino de tus brazos, hasta las manos,
hasta tus dedos, y comienzo con ellos
el masaje, suave, lento, sosegado,
me deslizo a la palma, y asi accedo
hasta tus muñecas, escucho el bombeo de la sangre
por ellas, calmado, tranquilo, sin miedo,
y con ambas manos, recorro tu brazo, tu antebrazo,
primero uno, y luego el otro brazo.

De vuelta , el índice y corazón se despliegan,
y comienzan a recorrer nuevamente el camino andado
y se detienen esta vez en la parte alta del cuello,
y masajean mis pulgares, siempre en circulos, el centro de este,
la base con la cabeza, mientras mis manos,
se deslizan tiernas entre tu pelo,
y suspiro aire calido, despacio, con cariño, sin sentido
sobre la base de tu cuello, y mis manos recorren tu cabeza
hasta acariciarte la sien, y dejarte casi rendida,
al sueño.

Y te susurro, ahora si, esta terminado, Sweet.
a lo que escucho – Un poquito mas, ¿si? – ….

Poesía Contemporánea I – Dedicado a Sweet.

11 abr. 2014

Tinta - 10.04.2014 - Henry J. White

No hay mañanas suficientes
que clamen suya
esa mirada tuya
ni guarden cada sueño que sientes.

Hay eternas sonrisas
que te abrigan todos los dias,
que suspiran para que rias
que te cuidan en cada brisa.

Destellan etereas estrellas
que se funden en tu noche,
y compiten por el roce
de esos labios que con susurros sellas.

El tiempo se detiene y rinde pleitesia
a la pura inocencia de tu cortesia,
tinta, indeleble de gran influencia
entre todas las poesias.

31 mar. 2014

Sueñas - 31.3.2014 - Henry J. White


Suya como la noche lo es de la luna,
como el verde muerdago lo es de asturias,
como estas palabras que son tuyas.

Sueñas con la algarabía del Rio Sella,
con la quietud de un cielo azabache y la estrella.
Una unica luz ciega,
la mirada misteriosa de ella.

Transformando el viento en brisa,
el suspiro en caricia,
el susurro en eterna poesia.

Sueñas que no existe despertar,
que en un lienzo
hasta su voz eres capaz de plasmar.

Sueñas que el jardín es Asturias,
Madrid el sueño,
el camino los versos,
su amor sin dueño.

Duermes eterno. Sin miedo, ni preso.
Expreso en un sueño,
la definicion pura de un beso.

27 mar. 2014

Suave - 26.03.14 - Henry J. White



Suave el silencio
llama a la noche suya,
suave se mece la brisa
en esa mirada tuya.

Esa mirada suave,
que derrite la lluvia
y hace de la tormenta
una sonrisa suya.

Suave acaricia las letras
y toma del tintero palabras
que la moldean
mas suave que tierna.

Tierna es, y cae rendida
somnolienta en el sillon
donde una manta
suavemente la abriga.

Sueña que el viento la silba suave,
susurra sus pensamientos de dia.
El viento cuida suave de su protegida,
suave, ella se queda dormida.

24 mar. 2014

Compañía - 24.03.2014 - Henry J.White


Dibujare en el cielo tu mirada,
y escalare con mis sonrisas
cada palmo de tu espalda.

Escribire mis nuevos sueños
bajo tu ventana,
y te entregare mis versos
cada mañana.

Reinventare la noche,
y acariciare el día,
para beber sonrisas
junto a tu compañía.

Diferente - 24.03.2014 - Henry J. White



Diferente es sentirme vivo,
no soy yo mismo,
ni me encuentro vacio.

Diferente es esperarte
en la noche para hablar contigo,
y reir por vicio.

Diferente es volver a sentir
aquello que ya habia sentido,
y deje caer en el olvido.

Si, diferente es,
y enteramente entretenido.
Pero mas diferente sería
si no me sintiese agradecido.

13 mar. 2014

Hambre - 05.03.14 - Henry J. White

Tengo miedo de tus labios,
tiernos.
Y hambre de tus ojos,
fieros.

Siento sobre tu espalda
el viento,
e invento mi cuerpo en tu pensamiento,
y miento.

Quiero de condena tu cuello,
y ser preso por ello.
Cuento los besos que
rubrico en tu pecho,
y las caricias que
en verso te he hecho.

4 mar. 2014

Lealtad - 04.03.14 - Henry J. White


Cuando la ciudad duerme,
y el silencio sucumbe,
escucho risas inquietas
desde el interior de mi alma inquieta.

Descubro el oscuro velo,
que preso en la inmensidad
me tenía. Y siento,
siento mi mirada cautiva en tu rostro.

Y escribo versos eternos,
incredulos de mis pensamientos.
rindo pleitesía, seducido y ensimismado
con la mirada de tus labios.

Labios, a quien aún, lealtad no juré.
pero entre letras siempre lo haré.

1 mar. 2014

Eterno - 01.03.14 - Henry J. White



Eterno es, no por las letras que escribió, sino por aquellas que leyó.
Eterno fué, el silbido del viento hilado al fuego, y este enmudeció.
Eterno será, por que tuyas fueron las letras, y muchas mías nunca hubieran sido.

¿Eterno?. Eterno no soy, pero si lo serán, siempre mis sonrisas.
¿Eterno?. Eterno eres tu, que ni el olvido pudo contigo.

Para nosotros, ¿Eterno?,
Siempre será poco tiempo.

26 feb. 2014

Tiempo - 25.02.14 - Henry J. White


Jure que no volvería escribir,
que el tintero no regresaría.
Que ni el recuerdo, ni los sueños
lo perturbarían.

Aleje mi sustento…
y olvide el tormento.
Desancle los agobios, el stress
y los nervios.

Y me descubri,
entregandote versos,
que al tiempo reinvento.

Y odio decir,
con una gran sonrisa
que he vuelto a por mi,
que desdibuje el futuro
por rendirme ante ti.
_________________________
For u, for everything…
Thanks for taking care of me
even when you don’t know
what you did. AM
_________________________
Imagen: “Fibonacci” Pintada por JonoDry

26 mar. 2013

Los Suspiros del Mar - 26.3.2013 - Henry J. White


Dormido sobre el mar,
mece el oleaje mis suspiros,
hechizados tras el brillo
de tu dulce mirada.

Y aun en su armoniosa quietud
sientes la calidad brisa
que destella la luna,
sobre su húmeda sonrisa.

Pues quiero mirar con mis labios,
aquellos susurros olvidados,
y devorar con la mirada,
los sueños que dejamos abandonados.

16 mar. 2013

Entre Caladas - 16.3.2013 - Henry J. White


Tinta roja sobre un fondo negro
describo los detalles de un nuevo verso.

Mientras me acabo mi último Winston,
el humo se desliza zigzagueante
en esta densa oscuridad, y da forma
a los recuerdos de esos labios
que en la noche me sedujeron.

Rojos como la tinta de estos versos,
sencillos y al mismo tiempo, exhuberante,
como lo es la pureza de un diamante,
como lo es tu mirada, mas tierna que distante.

Una sonrisa tuya bien
vale un catorce de febrero,
o de mayo o de enero.
Pues cada día tu sonrisa
 es aun mas adorable.

Y asi rubrico mi última calada,
entre versos y recuerdos
de una mirada hechizante.

--
Fotografía por Gonzalo Moreno Rovetto

15 mar. 2013

Abrazame - 15.03.2013 - Henry J. White


Y se hizo de noche en tu mirada
sacudida de misterio y lágrimas
y rendí culto a tu imagen templada,
sin temores ni razones válidas.

Devuelveme los susurros
que deje a tu lado.
Entregame ese abrazo
a tu cuerpo entrelazado.

Recorre mis gemidos
enérgicos y entrecortados,
recoge las palabras
que sobre tu muslo y tu pecho
deje recostadas.

14 mar. 2013

Solo tu mirada - 14.03.2013 - Henry J. White


¿Quieres que esta noche
te acompañen los versos?
¿Y que cuiden de tu cuerpo
los recuerdos y los sueños?

Deja entonces que trabaje
este antiguo tintero,
que tu callada mirada
me lleve al mundo del misterio.

Que mis sonrisas
dobleguen tu sentimiento,
que borren la tristeza
del más profundo pensamiento.

¿Quieres que la noche
guarde tu secreto?
¿Y hacer al viento
cómplice de este reto?

Deja entonces que sople
suave sobre tu cabello,
que sea el beso
de tu cuello, dueño.

Que de tus labios
se escriba este verso,
y en un suspiro
se esconda el miedo.

¿Quieres libar
este eterno momento?
¿Y terminar tu lánguido
y ávido tormento?

Deja entonces que serpentee y me tamice
entre tus recuerdos.
y te susurre con la mirada las buenas noches,
en estos últimos versos.

...

( Y solo, Sí quieres
¿que el día sea noche
para hablarme entre los sueños? )
Entonces, y solo entonces,
vuelve la mirada sobre estos,
tus versos.

8 mar. 2013

Place to Rest – 8.3.2013 – Henry J. White

Then i felt in love
Like stars hypnotize us
And then the sky opened,
and i saw you in the destiny lush.

But the angels descended
and time stopped before my eyes,
and my dream be evaporated.

No, please, my Lord, I beg you.
Not again, not this time.
Let me go, it’s my moment.
Let me dream the rhyme.

And clock started merciless.
- Must you decide?
Be another soulless
and fall in suicide?

(or) Better stay here, at my dream.
where verses don’t end
where you can hear each stream
where love and hate are blend.

So, What are you going to do?-

Neither death nor life
I just want a place to rest

Isn’t there such a place?
Related Posts with Thumbnails